Recursos

No todo está perdido si fuiste víctima de un fraude en línea

Instancias como la Interpol y los bancos nacionales disponen de mecanismos para recuperar recursos en el caso de las estafas en línea

Por Ramón Verdín

-
null

Las personas que han sido víctimas de fraudes financieros experimentan una situación parecida a las cinco fases del duelo, de acuerdo a los datos de la Interpol: desde la negación, a la aceptación, pasando por la ira.

En este sentido, las víctimas de estafas en línea son reacias a actuar toda vez que se dan cuenta de que han sido engañadas, esto por vergüenza o porque dan por sentado que es demasiado tarde para recuperar su capital. Así, los elementos policiacos en ocasiones dudan a la hora de cómo actuar ante estos hechos, especialmente cuando las estafas tienen componentes internacionales, como ocurre con las transacciones financieras entre diferentes países.

No obstante, las nuevas herramientas de la Interpol demuestran que, incluso después de que el dinero de la víctima haya sido transferido desde su cuenta, los fondos aún pueden interceptarse.

Interpol dispuso de un instrumento desde el 2020 para la detección de operaciones fraudulentas. Fotos: Pixabay.

Este instrumento se denomina “Actúe: Solicitudes urgentes de bloqueo de pagos y órdenes de congelación provisional de fondos”, y solo pueden acceder a él los organismos encargados de la aplicación de la ley por conducto de la red de Interpol, que está integrada por las 194 naciones que la conforman.

Cabe recordar que fue el miércoles 29 de julio del 2020 cuando se celebró un seminario virtual en este tenor, en el que participaron más de 500 representantes de las fuerzas del orden, unidades nacionales de información financiera (UIF), y organismos internacionales de lucha contra el lavado de dinero. En esa ocasión, más de 100 países adherentes a la Interpol estuvieron en consonancia.

Llame a su banco, llame a la policía

“Muchas personas creen que no hay nada que hacer una vez que el dinero de una víctima se ha transferido al extranjero, pero existen sistemas que permiten recuperar las transacciones fraudulentas”, abundó Tomonobu Kaya, coordinador de delincuencia financiera en la Interpol.

Lo primero que debería hacer siempre la víctima es contactar a su banco, informar de que la transacción ha sido fraudulenta, y pedir que hagan una solicitud de recuperación al banco beneficiario en el extranjero a través del sistema especializado de comunicación interbancaria”, asentó.

Asimismo, cuando recibe una solicitud de recuperación, el banco que emitió la transferencia fraudulenta enviará un mensaje solicitando la cancelación del pago al banco beneficiario, siguiendo la misma ruta que el dinero de la víctima. Mientras los delincuentes no retiren los fondos del banco beneficiario, hay muchas probabilidades de ganar obtener un bloqueo y el posterior reembolso de los recursos.

El tiempo es esencial cuando se trata de transacciones fraudulentas. Fotos: Pixabay.

No hay tiempo que perder

Cuando la víctima es capaz de identificar al banco beneficiario por sí misma, también puede ponerse en contacto con él de forma directa. Igualmente, pueden usarse herramientas gratuitas en línea para localizar al banco beneficiario, gracias a las características individuales y únicas de cada número de cuenta y del código del banco. Otra búsqueda rápida del nombre del banco beneficiario y de las palabras clave “queja” o “contacto en línea” debería permitir a las víctimas dar con el punto de contacto indicado.

Si bien, estas dos líneas de acción resultan cruciales en una primera instancia, las herramientas consolidadas y promovidas por la Interpol proponen otros canales y medidas para que los organismos encargados de la aplicación de la ley intercepten y recuperen las sumas sustraídas mediante el fraude financiero. Estos otros conductos incluyen los puntos de contacto especializados dentro de las Oficinas Centrales Nacionales de Interpol o a las UIF de cada nación.

“La conclusión es que ni las víctimas ni los funcionarios policiales deberían sentirse indefensos a la hora de enfrentarse al fraude financiero en línea”, comentó José de Gracia, subdirector de la Unidad de Redes Delictivas de la Interpol.

“Existen sistemas instaurados y personas que se dedican a ayudar a interceptar las transacciones fraudulentas. La clave es llamar al banco, a la policía y, sobre todo, actuar con rapidez. Cuando se trata de combatir las estafas en línea y otros tipos de fraude, no hay tiempo que perder”, concluyó.

Para el caso de México, con la intención de ayudar a la prevención y combatir los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, comúnmente conocidos como “lavado de dinero”, y de financiamiento al terrorismo, se creó la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), esto mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el 7 de mayo de 2004.

La Unidad de Inteligencia Financiera es la instancia central nacional para:

  • La recepción de reportes de operaciones financieras y avisos de quienes realizan actividades vulnerables.
  • El análisis de las operaciones financieras, económicas y otra información relacionada.
  • La diseminación de reportes de inteligencia y otros documentos útiles para la detección de operaciones probablemente vinculadas con el lavado de dinero o el financiamiento al terrorismo, y en su caso, la presentación de las denuncias correspondientes ante esta autoridad competente.
Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre empleo, economía, leyes y tendencias laborales

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Recursos